sábado, 23 de diciembre de 2017

OÍDOS QUE NO OYEN, CORAZÓN QUE SIENTE


Nadie sabe exactamente cuándo llevó tío Arturo su armónica al Monte de Piedad, pero debió ser antes de Nochebuena. Era una majestuosa Hohner chapada en oro, con la cubierta negra laqueada, y sus lengüetas producían unos sonidos tan mágicos como la misteriosa persona que se la regaló. Desde que tengo uso de razón, la armónica siempre estuvo en casa de mi tío, descansando armoniosamente sobre el secreter de caoba. Y es que la personalidad de aquel anciano adquiría nuevas dimensiones si la Hohner se hallaba junto a él, aunque solo fuese dentro del bolsillo. Algunos decían que aquel pequeño instrumento de viento era su “pata de conejo”, pero creo que se trataba de algo más profundo, una comunión insólita con el espíritu de la persona que, tiempo atrás, le hizo un obsequio tan especial. Esto justifica el impacto que recibí cuando, una mañana de enero, mientras recorría el salón de su casa, noté la ausencia de la armónica. Al preguntarle qué le había ocurrido a su instrumento, me contestó enigmáticamente:
 “Algunas cosas solo se explican conociendo la historia que hay detrás, pero tendría que bucear en mis recuerdos para contártela…”.

Transcurrieron semanas después de aquella conversación y la armónica siguió sin aparecer. Fue a mediados de febrero cuando encontré la carta bajo un pisapapeles. Era la factura de un audífono emitida a nombre de una tal Alicia. Entonces mi mente se iluminó al imaginarme a una Alicia juvenil comprando enamorada la armónica de tío Arturo. La dibujé escuchando absorta aquella música que entretejió su romance y sus envejecidos oídos despertando a la vida gracias al audífono. Y comprendí por qué mi tío no podía tocar los sonidos que ella era incapaz de oír.


Epílogo
La Hohner volvió al lugar donde pertenecía meses después, aunque una vecina de tío Arturo afirmaba haber escuchado música de armónica mientras el instrumento dormitaba plácidamente en el Monte de Piedad.

© Ricardo José Gómez Tovar


Autor: zoë biggs



   

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Cuidando tus alas

Limpia tus alas, el combate ha sido duro. Ni el orgullo ni la soberbia han ahogado tu corazón gracias a tu voluntad alimentada en la conexión con la Luz. Sin la Gracia, sabes que podías haber sucumbido, por eso permaneces humilde.
Peina y perfuma tus alas y dales mimos,cántales y ofréceles belleza acompañada de arrullos. Y ahora, descansa. Tu copa está siendo de nuevo colmada con el elixir de la Vida del Espíritu de la Alegría y la fortaleza, la Fe te renueva.
Agradece. Silencio. Contempla, siente.
Descansa.

Astrología para volar en la Tierra

sábado, 3 de diciembre de 2016

¡Hacia la Luz!

Dentro de las piezas del teatro japonés, en concreto del teatro Noh (Nô), existe una en la que aparece el sugerente poema que comparto a continuación para sintonizarnos con nuestro corazón y con el Corazón Luminoso del Universo en meditación.
Este sencillo, corto bello poema místico pone de manifiesto nuestros procesos de transformación, nuestras fases de renacimiento, nuestro eterno viaje de expansión de conciencia.

El teatro Nô surge de las danzas rituales de los templos, de las danzas populares, de los escritos budistas, de la poesía, de la mitología y de las leyendas populares japonesas y chinas.
Veamos a continuación. De “El loto de la verdad”: El hada (mariposa) y el coro.












Las flores florecen según las estaciones,
Su corazón deambula entre los troncos de los árboles.
Aquí, cerca de los jardines imperiales, en el palacio abandonado,
Las flores silvestres se sumergen en la suave brisa de la primavera,
Los pájaros amarillos cantan entre las ramas.

Ved a la mariposa danzando entre las nubes de flores,
Entre los pétalos que vuelan como copos de nieve,
Agitando sus alas y dispersando los pétalos.

¡Oh, qué visión tan maravillosa!

Tras el paso de la primavera y al irse el verano,
cuando el otoño esté presente y todas las flores se marchiten,
Sólo quedará la blanca escarcha de los crisantemos.

Dando vueltas en torno a las ramitas que aún contienen flores,
La mariposa baila como una peonza,
Girando y girando se vuelve hacia la iluminación.

Ved al hada bailando la danza del bodhisattva,
La danza y el canto celestiales.

Su figura poco a poco se aparta de nosotros,
Hacia el cielo que amanece de la noche primaveral.

Ved sus alas moviéndose entre los círculos arremolinados de la niebla,
¡ved cómo su figura se desvanece progresivamente en la bruma matinal!