sábado, 3 de diciembre de 2016

¡Hacia la Luz!

Dentro de las piezas del teatro japonés, en concreto del teatro Noh (Nô), existe una en la que aparece el sugerente poema que comparto a continuación para sintonizarnos con nuestro corazón y con el Corazón Luminoso del Universo en meditación.
Este sencillo, corto bello poema místico pone de manifiesto nuestros procesos de transformación, nuestras fases de renacimiento, nuestro eterno viaje de expansión de conciencia.

El teatro Nô surge de las danzas rituales de los templos, de las danzas populares, de los escritos budistas, de la poesía, de la mitología y de las leyendas populares japonesas y chinas.
Veamos a continuación. De “El loto de la verdad”: El hada (mariposa) y el coro.












Las flores florecen según las estaciones,
Su corazón deambula entre los troncos de los árboles.
Aquí, cerca de los jardines imperiales, en el palacio abandonado,
Las flores silvestres se sumergen en la suave brisa de la primavera,
Los pájaros amarillos cantan entre las ramas.

Ved a la mariposa danzando entre las nubes de flores,
Entre los pétalos que vuelan como copos de nieve,
Agitando sus alas y dispersando los pétalos.

¡Oh, qué visión tan maravillosa!

Tras el paso de la primavera y al irse el verano,
cuando el otoño esté presente y todas las flores se marchiten,
Sólo quedará la blanca escarcha de los crisantemos.

Dando vueltas en torno a las ramitas que aún contienen flores,
La mariposa baila como una peonza,
Girando y girando se vuelve hacia la iluminación.

Ved al hada bailando la danza del bodhisattva,
La danza y el canto celestiales.

Su figura poco a poco se aparta de nosotros,
Hacia el cielo que amanece de la noche primaveral.

Ved sus alas moviéndose entre los círculos arremolinados de la niebla,
¡ved cómo su figura se desvanece progresivamente en la bruma matinal!





miércoles, 17 de junio de 2015

Ella camina en la belleza - She walks in beauty

Sleeping beauty by John Collier


Ella camina en la belleza, como la noche

De climas sin nubes y noches estrelladas

Y lo mejor de lo oscuro y lo brillante

convergen en sus rasgos y en sus ojos

Así, suavizados bajo la tierna luz

Que el cielo al llamativo día niega.




Una sombra más, un rayo de luz menos

mermada a medias la gracia sin nombre

que ondea en cada trenza azabache

 alumbra con tenue luz su rostro

Donde los pensamientos con serena dulzura expresan

lo pura y querida que resulta su morada.




Y sobre esa mejilla y ese ceño

Tan suave, calmo y elocuente,

Sonrisas que arrebatan, tonos que relucen,

Mas hablan de días transcurridos en bondad,

Una mente en paz con las bajas pasiones

Un corazón cuyo amor es inocente.




Versión del poema de Lord Byron She Walks in Beauty, traducido por Ricardo José Gómez Tovar.


domingo, 31 de mayo de 2015

¡Alas en el corazón!

"Y en ellas visteis, como en las farsas de la vida, que a estos muñecos como a los humanos, muévenlos cordelillos groseros, que son los intereses, las pasioncillas, los engaños y todas las miserias de su condición: tiran unos de sus píes y los llevan a tristes andanzas; tiran otros de sus manos, que trabajan con pena, luchan con rabia, hurtan con astucia, matan con violencia.







Pero entre todos ellos desciende a veces del cielo al corazón un hilo sutil, como tejido con luz del sol y con luz de luna, el hilo del amor, que a los humanos, como a estos muñecos que semejan humanos, les hace parecer divinos, y trae a nuestra frente resplandores de aurora, y pone alas en nuestro corazón y nos dice que no todo es farsa en la farsa, que hay algo divino en nuestra vida que es verdad y es eterno y no puede acabar cuando la farsa acaba."

Jacinto Benavente, Los intereses creados.